Martín Amado Martínez M
CNP: 11806

Email: redaccioncdv@gmail.com


 

¡Primera beata de Venezuela!


En la capital del estado Aragua confluyen diversos atractivos, los cuales motivan la visita de viajeros provenientes de distintas localidades venezolanas e incluso de otros países, según sea la fecha del año o la festividad popular que sea celebrada, y el turismo religioso no escapa a esta realidad.
En este sentido vale destacar el que Maracay cuenta con un personaje cuya memoria, con el tiempo, se ha convertido en símbolo de fe debido a los múltiples favores concedidos a los creyentes, debido a lo cual y gracias al pronunciamiento del hoy fallecido Papa Juan Pablo II se convirtió, en 1995, en la primera beata de Venezuela. Se trata de la Madre María de San José.
Ello despertó el interés de la colectividad venezolana por conocerla y visitar la capilla donde se encuentra exhibido su cuerpo incorrupto, pues nuestro pueblo se ha mostrado siempre sensible y motivado ante los actos y temas relacionados con Dios.

 

Sobre su vida...

Los datos biográficos de la Madre María de San José indican que nació en la ciudad de Choroní, municipio Girardot del Estado Aragua, el 25 de abril de 1875 en el hogar de Clemente Alvarado y Margarita Cardozo.
Su bautizo fue llevado a cabo el 13 de octubre de ese mismo año, bajo el nombre de Laura Evangelista Alvarado Cardozo, y en cuanto a su primera comunión vale mencionar que fue realizada el 8 de diciembre de 1888.

 

La niña del Cristo

 

Según lo indican los datos encontrados la niñez y adolescencia de Laura Evangelista le permitió ofrecer distintos testimonios de su entrega cristiana y fuerza de voluntad. Incluso algunos textos aseguran que a temprana edad ya se le escuchaba decir que quería deslizar su vida entre el calvario y el altar.
En cuanto a su primera comunión, es importante resaltar que la realizó a la edad de 13 años, cuando se ofreció a Dios como esposa, y desde entonces se dedicó a la enseñanza de un grupo de niños de escasos recursos bajo el techo de su propio hogar, con lo cual creó una escuela católica gratuita. Como siempre llevaba un crucifijo sobre el pecho las personas comenzaron a llamarla: "La Niña del Cristo".

 

¡Para alabar a Dios!

A la edad de 16 años fundó, junto al Padre Vicente López Aveledo, el Hospital San José, primero con el cual contó Maracay. Allí trabajó como voluntaria e impartió catequesis. Su entrega a los niños y enfermos la condujo a ofrecer toda su atención a quienes en Maracay se convirtieron en víctimas de una epidemia de paludismo, tuberculosis, anquilostomiasis y gastroenteritis.
Cada día dedicaba más y más tiempo a los enfermos, debido a lo cual permanecía más horas en el mencionado centro de salud, hasta que terminó por hacerlo su residencia. El 5 de mayo de 1896 fue nombrada directora del mismo y el 11 de febrero de 1901 fundó, también con el apoyo del Padre López, la congregación de Hermanitas Hospitalarias de San Agustín, o Agustinas Recoletas.

Con apenas 26...

 

Hacia 1902, con apenas 27 años, fue nombrada superiora general de la mencionada congregación. Asumió la regla de San Agustín y el hábito de Santa Rita y se mantuvo en ese cargo hasta el 02 de abril de 1960, cuando finalmente muere.
Su actividad estuvo caracterizada por la fundación de asilos, orfanatos y colegios. Por su parte el Papa Juan Pablo II la declaró oficialmente beata, el 7 de mayo de 1995, con lo cual se convirtió en la primera Beata venezolana.

 

 

Huérfanos y enfermos

Su dedicación la condujo a recorrer Maracay, Caracas, Barquisimeto, La Victoria, Los Teques, Calabozo, Puerto Cabello, Valencia y Coro, lugares a los cuales hizo llegar su mensaje pleno de solidaridad y amor.
En cuanto a la creación de fundaciones benéficas para huérfanos, niños abandonados y ancianos, vale destacar que en total fueron establecidas 4035 casas en todo el país, con lo cual trascendió a través del recuerdo que generó en los agradecidos a quienes ayudó.

 

Cuerpo incorrupto

 

Fueron numerosos los casos introducidos ante el Vaticano, desde 1983, a fin de iniciar el proceso de virtudes de la Madre María. Ello permitió el que fuera declarada Venerable, el 7 de marzo de 1992.
Con ello quedó abierta las posibilidad de su beatificación y debido a ello, una vez cumplidos los requisitos de ley, procedieron a la exhumación de sus restos el 19 de enero de 1994. La mayor sorpresa fue ocasionada por el hecho de hallar su cuerpo incorrupto, en medio de una urna de madera prácticamente destruida debido a la humedad del subsuelo.

 

 

Pequeño museo

Quienes visitan el Santuario de la Madre María de San José tienen la posibilidad de apreciar, a través de un sencillo recorrido, algunos de los objetos personales que utilizara durante parte de su vida como religiosa, así como algunos cuadros y fotografías familiares.
El recorrido y explicación es ofrecido por voluntarios que orientan sus esfuerzos a enaltecer la memoria de la primera beata de Venezuela y explicar a los visitantes todo lo relacionado con la vida que desarrolló a lo largo de 92 años.

 

Agradecimiento póstumo

 

Asimismo, entre los aspectos que más llaman la atención de todo cuanto allí se encuentra destacan tanto el cuadro que muestra el rostro de la Madre María de San José, elaborado a base de granos, como las numerosas placas que adornan algunas paredes desde el techo hasta el suelo.
Este tipo de expresiones denotan la fe de su pueblo, así como el agradecimiento por los favores recibidos. Hoy en día su Santuario es visitado por cientos de personas y son recaudadas pruebas para la comprobación de un nuevo milagro, con lo cual se abrirían las puertas a su canonización.

 

Martín Amado Martínez M
redaccioncdv@gmail.com


 
-El Santuario de la Madre María de San José se encuentra ubicado en pleno centro de Maracay, en la calle López Aveledo entre las avenidas Bolívar y Santos Michelena.
-Laura Alvarado Cardozo, venerada como la Madre María de San José, nació en el año 1875 en Choroní, un pequeño pueblo de la costa aragüeña.
-Quienes la conocieron aseguran que era una mujer pequeña, de piel morena y pequeños ojos, pero sumamente enérgica y activa.
-Durante toda su vida la Madre María de San José se mantuvo perseverante en cuanto a su apoyo a los huérfanos, enfermos y desamparados.
 
COPYRIGTH 2005 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS WWW.CAMINOS DE VENEZUELA.COM. DISEÑADO POR EA MEDIOS DIGITALES.